Revista La Región

Inicio ------- Noticias ------- Region ------- Sociales ------- Deportes

martes, 7 de diciembre de 2010

En Tobo, Timaná, no termina el calvario


El crudo invierno en el sur del Huila golpea gravemente a un basto sector de la región de Tobo, donde el desprendimiento de tierra continúa de manera paulatina afectando grandes extensiones de tierra en cultivos de café, pastos y productos de pan coger.

Esta falla que alertó a las autoridades en abril de 2009 cuando de desprendieron de la parte alta alrededor de 80 hectáreas de tierra, ha continuado de manera lenta pero progresiva dura estos 20 meses siguientes, poniendo en riesgo a las familias residentes, donde muchas de ellas debieron evacuar sus viviendas.

En la noche del domingo  ante los fuertes aguaceros, varios miembros de la comunidad alertaron nuevamente a los organismos de socorro con el fin de prevenir hechos mayos.

La depresión ha arrasado con al menos 150 hectáreas de tierra, ocasionando pérdidas de sus fincas a 22 familias que están frente a un panorama incierto por la falta de respuestas del gobierno a los llamados de auxilio que han elevado.

La situación esa de incertidumbre para la comunidad que ve como poco a poco se va diluyendo el trabajo de muchos años, con el constante desprendimiento de tierra que avanza con afectar ahora, no solo la vereda de Tobo, sin que avanza hacia la vereda de San Marcos.

Dulcelina Vargas, habitante de Tobo, dijo que, la comunidad ha hecho todos los esfuerzos por conseguir ser oídos por las autoridades municipales y departamentales, pero sin éxito para hallar soluciones de fondo a la problemática.

De acuerdo con el concejal Henry Artunduaga, igualmente habitante de Tobo, ni en el municipio, ni el departamento y muchos menos la nación se han interesado en este tema que “es gravísimo, porque día a día, el derrumbe va creciendo, dejando en la ruina a las familias que perdieron sus pequeñas parcelas”.

El ex personero de Timaná Wilson Díaz, se refirió al grave problema que afronta un sector de la comunidad de la vereda Tobo, se refleja en la falta de unidad de los mismos afectados que no se han puesto de acuerdo para reclamar ante las instancias nacionales por la solución que reclaman.

Indica que, tanto el Clopad como el Crepad han elaborado los censos respectivos de las hectáreas afectadas y de las familias damnificadas. Señala que el gobierno departamental ha hecho diagnósticos del problema, pero sin avanzar más en la solución que es lo que necesita la comunidad.

Camilo Calderón, habitante del sector advierte, que son 20 meses de tragedia vividos de manera permanente en Tobo. Señala que han llegado funcionarios a tomar fotos y a hacer videos, pero de ahí no pasan.

Se siente desprotegido por el gobierno, porque para esto no hay un compromiso serio. “Esto más bien lo han canalizado como un trampolín político, donde los unos vienen y van y los otros se atraviesan”, sostiene.

No hay comentarios.: